ppo p

domingo, junio 24, 2007

Todos tenemos un muerto en el placard... 

A menudo he escuchado esta frase. En general habla de los secretos que todos guardamos. Realmente, espero que ése sea el sentido...sino...estaría rodeada de personas que conviven con gente muerta.

Esta semana que pasó fue corta por el feriado del Lunes. Además recién volvía de vacaciones. Y por no sé qué otra razón podría haber sido, pero, el Jueves no fui a terapia. Sin el análisis pertinente, ignoro la fuerza que me impulsó este fin de semana a abrir el placard y ver con qué me encontraba.

En mi caso, fue literal: abrí los cajones y empecé a ver qué aparecía. Promediando la tarde de hoy, ya no había bolsas en toda la casa, tuve que ir a pedirle una a Aurelio, el encargado. Le expliqué que estaba ordenando un poco y tenía "algunas cosas" para tirar.

Seguramente mucha gente dirá "yo también guardo cosas". Los desafío a igualar esto: encontré la copia de la hoja donde el empleado de la inmobiliaria anotó los números de serie de los billetes de USD que usé para señar el departamento en el que vivo hace más de 10 años. Si, guardé hasta ese papel.

En la misma caja estaba, sin abrir, el manual de la plancha. Digo, alguien necesita un manual para usar la plancha? Es algo intuitivo, la enchufás, esperás un rato y empezás a usarla. Supongo que eso decía el manual...no lo leí. Si tenía que leer todo lo que tiré, nos agarraba la siguiente elección a Jefe de Gobierno y yo todavía estaba acá. Me di cuenta que JAMÁS tiré un manual de instrucciones ni una garantía de TODOS los productos que he comprado en los últimos 15 años. Manual de grabadora de vídeo que ya no poseo. Impecable instructivo de Star Tac 3000 que le di a Gonza en el año 2000. Encontré el compás micrométrico Rotring que usé en la secundaria, se lo presté a mi primo Pompi y me lo devolvió en los 90's.

Sin saber, guardaba el maletín de la única notebook que tuve. La había comprado en el '94. Para antes de empezar el siglo ya no servía ni como calculadora y la regalé, pero conservé el maletín hasta hoy.

Me avergonzaría seguir, así que prefiero dejar así el tema y seguir limpiando. Quien sabe, quizás encuentre dinero. No, no creo...

María, despojada de recuerdos del pasado.
P/D. Ojo, no tiré todo, guardé la colección de boletos capicúas...en 100 años seguramente tendrán valor...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home